viernes, 28 de diciembre de 2007

Elizabeth Hardwick, editora y crítica







Elizabeth Hardwick fue una de esas mujeres que se adelantó a su tiempo y con cuya muerte, ocurrida el pasado 2 de diciembre, se pierde a una de las intelectuales más destacadas de la vida cultural neoyorquina.

Co-fundadora de la revista The New York Review of Books, crítica literaria agudo, celebrada ensayista y novelista respetada, Hardwick fue también una mujer vital que trató de exprimir la vida al máximo y a quien la muerte la atrapó a los 91 años.

Obituario completo en El País.

viernes, 21 de diciembre de 2007

La evolución de los libros en la estantería. Exposición

Hace unas semanas publicamos una breve historia de la evolución de las librerías.

Gracias al (por culpa del) primer comentario de J., decidimos convertir aquello en un modesto llamamiento para que la gente nos mandase sus aportaciones.

Pues bien, éste es el resultado:

El propio J. fue el primero en colaborar:
.

















Fernando también mandó su aportación, versión arrullo: Libros desde la cuna:
.

















Un tal Rafa mandó ésta, pequeña pero selecta.
Por cierto, que nos asegura que la baqueta que se ve bajo la Vespa perteneció a Pedro Andréu en sus comienzos... qué tiempos...
.

















Y Marpessa nos mandó nada menos que dos:

La primera es de "Caballero Andante";























y la segunda es de "Al filo":























Pendiente queda el envío de BOIRA_A, que a día de hoy todavía no ha llegado.

.
Gracias a todos por compartir este pedacito de intimidad.
Con vuestro permiso las colgaré en el espacio de fotos de la Red de Blogs y Libros.

Y por si alguien se perdió el primer post, os lo pego aquí debajo, fotos incluidas:
.

Desde la versión tradicional...
.

.
.
pasando por la versión práctica...
.

.
.
para llegar a la versión estética...
.

.
.
y, un paso más allá, finalizar en...
.

Si no ves bien, pincha en la imagen.
.

Y recuerda: esta Navidad regala libros.

jueves, 20 de diciembre de 2007

Mantengamos a nuestros niños lejos de los juguetes violentos

Let's keep children away from violent toys.
Non-violent toys only.























Pincha en la imagen para verla en grande.
.
Campaña para Gepeto Village. Non-violent toys only

.
Advertising Agency: bddp&fils, Paris, France
Creative Director: Guillaume-Ulrich Chifflot
Art Director: Fabien Nuéez
Copywriter: Fabien Duval
Illustrator: Christophe Bekret
Published: December 2007

lunes, 17 de diciembre de 2007

Meme: Este año regala libros


Hace unos años decidimos en mi familia dejar de hacernos regalos inútiles y caros, que exprimían nuestros cerebros y nuestras economías, para regalarnos por Navidad únicamente cultura.

Somos ya mayores, consumidores habituales de este tipo de mercancía y, además, dispuestos siempre a aceptar sugerencias en ese terrero. Así que el éxito está asegurado cada año.

Javier Celaya lanzó hace unos días su meme de Regalar libros esta Naviadad y, por primera vez, me animo a participar en uno de ellos.

Los libros que recomendaré a continuación, en general, no son novedades, ni grandes éxitos, ni best sellers. Ni siquiera son los que me haya leído más recientemente. El criterio de selección ha sido el de proponer obras que cumplan la doble misión: gustar al lector habitual (que quizá ya las haya leído) y enganchar al lector dubitativo o poco frecuente para que encuentre en ellas un motivo para querer más.

Allá van:

- Los amores difíciles, Italo Calvino;

- La mujer habitada, Gioconda Belli;

- El vagón de las mujeres, Anita Nair;

- Si esto esto es un hombre, Primo Levi;

- Cincuenta y tres y Octava, José María Conget;

- Seis problemas para Don Isidro Parodi, H. Bustos Domeq;

- Tombuctú, Paul Auster;

- Sostiene Pereira, Antonio Tabucchi;

- El último vuelo del flamenco, Mia Couto;

- La obra literaria de Mario Valdini, Sergio Gómez;

- Poemas de otros, Mario Benedetti;

- Yesterday, Ana Rossetti;

---------
Dice la tradición que hay que enviar el meme a otros para que lo sigan. No sé... es poner a la gente en un compromiso... Aún a riesgo de no obtener respuesta, reto a Vailima, a Telémaco, a Jonnymepeino, a Agar y a s0phisma a que nos hagan sus recomendaciones particulares.

Todos los demás estáis también invitados a dejar vuestras preferencias en los comentarios.

jueves, 13 de diciembre de 2007

Un gran misterio: ¿por qué leemos libros?

En un momento en que los libros parecen estar librando una sísifea batalla contra las fuerzas de Internet, la idea de que alguien pueda pasar de la indiferencia literaria a una pasión devoradora parece, lamentablemente, descabellada.

¿Se ha desvanecido toda esperanza o la gente todavía se siente atraída por el paisaje literario? Y ¿qué es exactamente lo que convierte a alguien en un amante de los libros que quiere más y más?

No existe una respuesta empírica. De ser así más libros se venderían tan bien como la saga de "Harry Potter" o "El Código Da Vinci". La gestación de un
lector verdadero y comprometido es en cierto modo un proceso mágico, forjado, en parte, por fuerzas externas, pero también por una chispa de la imaginación.

Tener unos padres que leen ayuda mucho, pero no es una garantía absoluta. Los profesores y bibliotecarios devotos también pueden influir. Pero a pesar de la proliferación de grupos y blogs literarios, en última instancia, la lectura es un acto privado. "Por qué la gente lee lo que lee es un gran misterio y algo personal", dice Sara Nelson, editora jefe de la revista Publishers Weekly.

Con frecuecia, pedir a alguien que explique por qué lee es invitar a una
racionalización elegante. Junot Díaz, autor de "La breve y asombrosa vida de Oscar Wao", recuerda vívidamente que tropezó con una biblioteca móvil poco después de que su familia emigrara de la República Dominicana a Nueva Jersey cuando tenía 6 años. Tomó prestado un libro de imágenes de Richard Scarry, una colección de cuadros de paisajes del s XIX y una versión de "El Signo de los Cuatro" de Arthur Conan Doyle.

¿Qué tenían estos tres títulos para convirtirle en un loco de los libros? "Podría inventar una historia que explicara el mito de la creación de mi fiebre lectora", dijo Díaz. "Pero sería algo irreal. Lo que nos hace vulnerables a ciertas prácticas, y no a otras
es un misterio."

Salvedades aparte, hay algunas pistas sobre qué puede transformar a alguien en un lector asiduo.

"The uncommon reader" plantea la teoría de que el libro adecuado en el momento adecuado puede desencadenar un hábito de por vida. Este es un ideal romántico que persiste entre muchos bibliófilos.
"Puede ser como una droga en un sentido positivo", dijo Daniel Goldin, director general de la Librería Harry W. Schwartz en Milwaukee. "Si das con el libro que haga que una persona se enamore de la lectura, querrá otro."

La mayoría de las veces la experiencia se produce en la infancia.
Es la edad en que se encuentra ese libro la que determina el hábito para el resto de la vida. Cuanto más joven lo encuentras, más probable es que vayas a ser un gran lector.

Pero ¿qué convierte a ese libro en el desencadenante de una
lectura continuada? Para algunos, es el descubrimiento de que un personaje de un libro es como nosotros, o piensa y siente como nosotros. Para otros no es tanto la identificación como la adopción de la otredad lo que les atrae a la lectura. Es la fascinación de intentar descubrir un mundo desconocido. A veces el mundo de la lectura se abre gracias a un libro fácil de leer.

Hay quien opina que la lectura es un ejercicio que, al igual que el ballet o el béisbol, simplemente exige práctica. "Para mucha gente la lectura es simplemente algo más que hacer," dijo Paula Brehm Heeger, presidente de la Young Adult Library Services Association. "Y de pronto te das cuenta de que realmente te gusta."

La cuestión de si la lectura, o la lectura de libros en particular, es algo fundamental se complica por el hecho de que parte de lo que atrae a la gente a los libros se encuentra disponible también en otros medios y no hay tiempo para consumirlo todo.

Los lectores que desean saber que no están solos se ven reflejados a sí mismos en los blogs que proliferan en Internet. Y algunas series de televisión pueden satisfacer el hambre de narrativa y de personajes bien desarrollados como sólo podían hacerlo los libros en épocas anteriores.

Pero el libro ha sobrevivido a muchas sentencias de muerte y es probable que vuelvan a hacerlo. "Soy mucho más optimista que la mayoría de la gente", dijo Díaz. La lectura se resiente porque tiene que competir injustamente con películas, programas de televisión y aparatos electrónicos cuya comercialización cuanta con presupuestos mucho mayores que los de los editores. "Los libros no tienen miles de millones de dólares de publicidad detrás de ellos", dijo Díaz. "Teniendo en cuenta que los libros no cuentan con esa ventaja no están haciendo un mal trabajo".


----------------------------
El artículo original se publicó en en New York Times. Su autor es Motoko Rich.
.
Una traducción casi completa salió publicada en El País del jueves 13 de diciembre, en el suplemento New York Times en español, accesible únicamente en la edición impresa.

La transcripción que has leido es mérito del traductor de google, de la consulta de la traducción impresa antes mencionada y de modestas aportaciones de mi propia cosecha.

La ilustración es la que acompañaba la versión original del artículo del NYT.

lunes, 10 de diciembre de 2007

Prohibido leer
















Todos deberían saber que leer, como fumar, tiene sus riesgos:

1.- Quienes leen mucho acaban ciegos. Primero son esas gafitas de intelectual, luego las de culo de vaso y acabas como Galdós o Borges, contratando a una tierna manceba que te lea a los pies de la cama.

2.- Quienes leen mucho acaban trastornados. Como don Quijote, o Cela. Una alumna mía me decía que hay por ahí un tonto ambulante que se quedó así de tanto estudiar. Al parecer se tomaba todo tipo de psicotrópicos para mantenerse despierto mientras leía y leía.

3.- Leer agota tu economía. Los libros son caros y no se pueden bajar con el emule. Los que están en internet son clásicos y por tanto largos, así que si los lees en la pantalla todavía te quedas más ciego (ver punto 1).

4.- Leer complica la vida doméstica. Acumular libros se convierte en una obsesión que requiere espacio, metros de estanterías desordenadas, dolorosas cajas en el trastero, mesitas de noche polvorientas... Con la amenaza de cónyuges o hijos: Elige, los libros o nosotros. Y esa pregunta estúpida de las visitas no lectoras: ¿Te los has leído todos?

5.- Leer complica la vida amorosa. ¿Todavías estás leyendo? Pues me duermo...

6.- La lectura suele ser fuente de toda infelicidad. Quienes no leen no tienen más punto de vista que el que les ofrece su cadena de televisión habitual, su peluquero, su estanquera o su compañero de cañas. No necesita contrastar visiones distintas de un hecho, ni ponerse en lugar del otro. Asume que la realidad es plana. Y es feliz.

7.- Los libros generan frustración. La lectura te muestra vidas que nunca llegarás a vivir y lugares que nunca conocerás. Te permite imaginar a los personajes y lugares de las historias del modo que tú quieres. Luego vienen los de Hollywood y te plantan al guapo de turno en unos paisajes de Nueva Zelanda que te cagas, y ya está, tu gozo imaginado en un pozo, porque cómo les explicas tú a los espectadores de la sala que lo que tú habías imaginado era mejor.

8.- La lectura es algo lento y repetitivo. A ver, ¿qué ha cambiado en la lectura en los últimos dos o tres milenios? ¿Leemos más rápido? ¿Se lee a través, renglón sí, renglón no? Nada. Siempre igual, una línea detrás de otra. Y encima hay que esperar más de una hora (una semana, un mes) para que nos cuenten el encuentro amoroso de una pareja, el remordimiento por un crimen, la frustración por una vida anodina, la conquista de una libertad.

9.- Leer no sirve para obtener admiración. Por si alguien no se ha enterado, ser buen lector no cotiza en la bolsa de la vida social. Que alguien cite a buenos lectores que salgan en la tele: ... (silencio prolongado). Antes, con lo de mayo del 68 y todo eso, aún se ligaba citando a Camus, a Brecht, a Quevedo. Pero ahora, como no cites a Jaime Peñafiel...

10.- La lectura no está al alcance de todos. Digan lo que digan, el placer de leer está reservado a unos pocos. Son esos pocos los que gozan casi pecaminosamente cuando descifran un clásico, cuando sienten las pasiones que se imaginaron hace siglos para que les lleguen a ellos casi en exclusiva, cuando se quedan varios días en estado de shock después de leer buenas novelas, cuando se estremecen leyendo un poema, cuando lloran o ríen entre líneas, cuando recomiendan furtivos lecturas que no se venden en Carrefour, cuando no pueden salir de casa sin un libro en el bolsillo, cuando miden sus vidas por los libros que leyeron en cada época... Son una élite, peligrosa y exquisita, que procura captar miembros para su secta, pero que también sabe que muy pocos serán los elegidos. ¿Lo eres tú?

El original es de Re(paso) de lengua.
.

viernes, 7 de diciembre de 2007

¿Qué es peor? 8 preguntas sobre las descargas en internet

Esta "entrevista" es apócrifa y me la ha enviado Malena por e-mail.

No puedo asegurar que todo lo que se dice a continuación sea cierto, pero sí es cierto que refleja muy bien es estado de criminalización en el que se encuentra el asunto de las descargas de música por internet, incluso comparado con otros problemas sociales mucho más graves.

Ustedes dirán. Yo, de momento, utilizo esta fórmula como modo de protesta.


1. PREGUNTA

a) Luis se descarga una canción de Internet.
b) Luis decide que prefiere el disco original y va a El Corte Inglés a hurtarlo. Una vez allí, y para no dar dos viajes, opta por llevarse toda una discografía. La suma de lo hurtado no supera los 400 euros.

RESPUESTA: La descarga de la canción sería un delito con pena de 6 meses a dos años. El hurto de la discografía en El Corte Inglés ni siquiera sería un delito, sino una simple falta (art. 623.1 del Código Penal).


2. PREGUNTA:

a) Luis se descarga una canción de Internet.
b) Luis va a hurtar a El Corte Inglés y, como se la va la mano, se lleva cincuenta compactos, por valor global de 1.000 euros.

RESPUESTA: Seguiría siendo más grave la descarga de Internet. El hurto sería un delito, porque supera los 400 euros, pero sería de menor pena que la descarga (art. 234 del Código Penal).


3. PREGUNTA:

a) Sergio, en el pleno uso de sus facultades mentales, se descarga una canción de Malena Gracia.
b) Sergio, en un descuido de Malena Gracia, se lleva su coche y lo devuelve 40 horas después.

RESPUESTA: Sería mas grave la descarga. El hurto de uso de vehículo tiene menos pena, a tenor del articulo 244.1 del Código Penal.


4. PREGUNTA:

a) Ocho personas se intercambian copias de su música favorita.
b) Ocho personas participan en una riña tumultuosa utilizando medios o instrumentos que pueden poner en peligro sus vidas o su integridad física.

RESPUESTA: Es menos grave participar en una pelea que participar en el intercambio de compactos. Participar en una riña tumultuosa tiene una pena de tres meses a un año (art. 154 del Código Penal)y el intercambio tendría una pena de 6 meses a 2 años (art. 270 del Código Penal). Si algún día te ves obligado a elegir entre participar en un intercambio de copias de CDs o participar en una pelea masiva, escoge siempre la segunda opción, que es obviamente menos reprobable.


5. PREGUNTA:

a) Juan copia la última película de su director favorito de un DVD que le presta su secretaria Susana.
b) Juan, aprovechando su superioridad jerárquica en el trabajo, acosa sexualmente a su secretaria Susana.

RESPUESTA: El acoso sexual tendría menos pena según el articulo 184.2 del Código Penal.


6. PREGUNTA:

a) Pedro y Susana van a un colegio y distribuyen entre los alumnos de preescolar copias de películas educativas de dibujos animados protegidas por copyright y sin autorización de los autores.
b) Pedro y Susana van a un colegio y distribuyen entre los alumnos de preescolar películas pornográficas protagonizadas y creadas por la pareja.

RESPUESTA: La acción menos grave es la de distribuir material pornográfico a menores según el articulo 186 del Código Penal. La distribución de copias de material con copyright sería un delito al existir un lucro consistente en el ahorro conseguido por eludir el pago de los originales cuyas copias han sido objeto de distribución.


7. PREGUNTA:

a) Ramón, que es un bromista, le copia a su amigo el último disco de Andy y Lucas, diciéndole que es el 'Kill'em All' de Metallica.
b) Ramón, que es un bromista, deja una jeringuilla infectada de SIDA en un parque público.

RESPUESTA: La segunda broma sería menos grave, a tenor del articulo 630 del Código Penal


8. PREGUNTA:

a) Juan fotocopia una página de un libro.
b) Juan le da un par de puñetazos a su amigo por recomendarle ir a ver la película 'Los Ángeles de Charlie'.

RESPUESTA: La acción más grave desde un punto de vista penal sería la 'a', puesto que la reproducción, incluso parcial, seria un delito con pena de 6 meses a dos años de prisión y multa de 12 a 24 meses. Los puñetazos, si no precisaron una asistencia médica o quirúrgica, serían tan solo una falta en virtud de lo dispuesto en el artículo 617 en relación con el 147 del Código Penal.

sábado, 1 de diciembre de 2007

"Pasemos al saloncito a jugar a las adivinanzas"

Un día la señora marquesa invitó a sus amigos a tomar el té.
Realizadas las presentaciones y terminados los saludos y las cortesías de bienvenida, condujo a sus invitados a instalarse cómodamente y se dispusieron a pasar una entretenida velada entregándose a la mencionada actividad.

- Yo comenzaré -dijo. Voy a pensar en algo; y ustedes tendrán que adivinar de qué se trata por la pista en verso que les proporcionaré.
En ese momento pasó por la ventana del salón el mozo de cuadras llevando a una portentosa yegua camino de su aseo diario.

La marquesa rimó: - Es grande, peluda y hermosa, y si la tocas se pone nerviosa.

El barón saltó de su silla al final de la sala y exclamó victorioso: - ¡La polla! ¡la polla!

Muy ofedida, la señora marquesa hizo un gesto a su lacayo:


- Sebastián: el sombrero y el bastón que ya se marcha el
barón.

- Dios mío, cuánto lo siento señora marquesa; no sé qué me ha pasado; me he ofuscado; no volverá a suceder - se disculpó inmediatamente el señor
barón.

Prosiguió, pues, la señora marquesa, fijándose en el ostentoso anillo con el que jugueteaba uno de los invitados.
Burdamente versificó:


- Es redondo, alargado y grueso y te penetra hasta el hueso.

De nuevo el señor
barón brincó de su asiento y mano en alto farfulló:

- ¡La polla! ¡la polla!

Visiblemente contrariada, la señora marquesa volvió a indicar al mayordomo:

- Sebastián: el sombrero y el bastón que ya se marcha el
barón.

- Santo cielo, señora marquesa; le ruego que acepte mis disculpas; sin duda me he propasado; me he dejado llevar; le aseguro que en lo sucesivo seré discreto - se excusó nuevamente el señor
barón.

Superada esta seguda interrupción, la señora marquesa empeñó todo su ingenio creativo en una nueva rima.
A su lado una invitada untaba una magdalena en el té recién servido:


- Entra dura y penetrante y sale blanda y chorreante.

Al fondo de la sala, sin aspavientos y con parsimonia, el señor barón se levantó serenamente de su asiento, llamó la atención del criado y solicitó:

- Sebastián: mi sombrero y mi bastón, pero esto es la polla.


----

Este
post de La Lengua me recordó este viejo chiste que quizá ya nadie cuente aunque es casi un sainete.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...