jueves, 24 de abril de 2008

El sicario

(El sicario entra en los aposentos del rey; mientras, éste, pasea nerviosamente de un lado para otro. Cuando ve al sicario se queda en el centro de la sala.)

Rey: -¿Ya está hecho el trabajo?
Habéis tardado mucho.
Hablad, os escucho.

Sicario: -Está muerto, inerte.
Quizás esta pregunta os resulte impertinente...
Pero, ¿Por qué querríais vos matar,
a un hombre de tal dineral,
si vos tenéis un superior capital?

Rey: -¡Silencio sicario!
Si no queréis acabar
como el cuerpo que acabáis de enterrar.

(El sicario se ríe con unas sonoras carcajadas que no es capaz de aguantar)

Rey: -¿Qué os provoca esa risa?
Contestadme deprisa.

Sicario: -¿Enterrar? ¿Quién habló de enterrar?
Está abajo, en un carruaje.
Bajad, abrid la puerta,
Y pagadme el peaje.

Rey: -¿Pero que habéis hecho desgraciado?
Como osáis traerme, al ahora muerto anciano.

Sicario: -Vos no me dijisteis nada de enterrar,
Yo simplemente acato ordenes sin pensar.
Vos dijisteis: mil monedas cobrarás
si a media noche cuando vuelvas
el viejo conde muerto está.

Rey: -Lo de enterrar es cuestión de pensar.
Cuando se mata a una persona
bajo tierra se ha de encontrar.

Sicario: -Nunca os fiéis de un sicario,
Matamos por dinero.
Es algo monetario.

Rey: -Sois una criatura vil,
malvada y ruin.

Sicario: -Alto mi Rey.
Dadme las mil monedas.
Y si no, según las leyes,
por mis manos moriréis.

Rey: -No merecéis cobrar,
pero si como el anciano no quiero acabar...
Bah, da igual,
Tomad las mil monedas,
y marchaos ya.

(El rey saca de su cinturón una bolsa de cuero con el dinero)

Rey: -Tomad criatura infernal.
Vuestro premio es vuestro dineral.

Sicario: -Quizá necesitéis otro recado.
Vos me mandáis y yo lo mato,
Vos me ordenáis y yo lo hago.

Rey: -No me atormentéis más con vuestras palabras.
No me entretengáis con vuestras patrañas,
idos sin más, sin molestar y sin a nadie matar.
Pero es más, creo que os interesa algo,
No muy lejos de aquí hay un rey con muy buena mano.
Muchos enemigos y poco explicativo.

Sicario: -Decidme pues dónde es ese reino...

Rey: -¡El infierno!

(El rey saca una daga y en el pecho se la clava, seguidamente en el cuello y en el abdomen, lo carga en el carro y dice al cochero)

Rey: -Al cementerio

Cochero: -Como vos mandéis, mi Rey.
Rápido y sin demora
le llevaré.



2005 - Daniel Caballero (estudiante de ESO)
Publicado originalmente en www.desequilibros.com

lunes, 21 de abril de 2008

Ni el tiro del final

Revisó el tambor; lo hizo rodar.
Relampagueó brillos, reluciente.
Abrió el cajón del candado y colocó los cinco plomos.
Sobre el tintero yacía en total abulia el sobre lacrado.
La muchacha de la recepción no volvía hasta las cuatro.
Tres retratos enmarcados al borde del escritorio, bajo la luz tímida de la lámpara verde, le demoraron la mirada.
Con decoro o indiferencia quiso ultimarse en dos gestos contundentes: corregir la flojera del nudo en la corbata y abotonar el saco cruzado gris.
Mientras ejecutaba la venia, que era
el último adiós, (y el tiro certero del final) uno de los teléfonos sonó impaciente.

Absurdamente, levantó el tubo y, como pudo, solicitó unos minutos.
Ridículamente, la voz del otro lado se creyó contrariada y al rato declamó que, a juzgar por el estruendo, el teléfono se había caído.



Nicolás A. Valdés Mavrakis

Publicado originalmente en www.desequilibros.com.
Más obras del autor aquí.

jueves, 17 de abril de 2008

La "profesionalidad" de algunos Proveedores de Servicios de Internet

Hace varios años que soy cliente de un cierto Proveedor de Servicios de Internet.

Y aunque hemos tenido algunos desencuentros en el pasado que, honestamente, fueron debidos a sus problemas internos de gestión, he seguido siendo su cliente porque, en el fondo, el servicio no estaba mal del todo: precio razonable; características razonables, operatividad razonable...

Hoy tuvo lugar el último capítulo.

Tengo familia en Estados Unidos. Como es de suponer, intercambiamos gran cantidad de correos electrónicos periódicamente.

Desde hace unos días, la respuesta a uno de mis envíos era:

---------------------------------------
----- Mensaje reenviado de MAILER-DAEMON@ -----
Fecha: Sun, 13 Apr 2008 15:37:50 +0200 (CEST)
De: Mail Delivery System
Responder-A: Mail Delivery System
Asunto: Undelivered Mail Returned to Sender
Para:
xxxxxxxxx@desequilibros.com

This is the mail system at host xxxxxxxx.PSI.es.

I'm sorry to have to inform you that your message could not be delivered to one or more recipients. It's attached below.

For further assistance, please send mail to postmaster.

If you do so, please include this problem report. You can delete your own text from the attached returned message.
The mail system

<
xxxxxxxxxxx@sbcglobal.net>: host sbcmx9.prodigy.net [xxx.xxx.xx.xx] said: 553 5.3.0 nlpi045,DNSBL:521 [xxx.xxx.xx.xx] <is_blocked.>_see_http://xxxxxxxxxx (in reply to MAIL FROM command)
---------------------------------------

Aunque parece claro cuál es el problema, me puse en contacto con mi PSI, por el conducto reglamentario, para informarles de la situación, con el propósito de que remediaran tal situación.

Dos reenvíos y algunos días más tarde recibo su amable respuesta:

----------------------------------
Buenos días.
Hemos estado mirando este problema y la razón por la que rechaza los correos es porque dice que nuestra IP de envío de correo está en lista negra. Sin embargo hemos consultado diversas bases de datos de listas negras y no hemos visto que esté nuestra IP en lista negra, así que no podemos hacer mucho más...
Un saludo
---------------------------------

Bueno... pues nada: toca buscar un proveedor que sí pueda hacer algo más, como por ejemplo, ponerse en contacto con el proveedor norteamericano y explicarle la situación para que la arreglen. Pero no se les debe haber ocurrido.
.
P.D.: IP's y direcciones de email han sido modificadas por razones obvias de privacidad.

martes, 15 de abril de 2008

No es ciencia ficción. Es literatura 2.0

















C/P:
Penguin books, la editorial de libros de bolsillo líder en el Reino Unido, ha propuesto un reto interesante a seis de los autores que tiene en nómina. Se trata de escribir una historia cada uno utilizando las nuevas plataformas. PAra unir el reto con el fondo de catálogo de la compañía además Penguin ha pedido que estas historias estuviesen vinculadas con clásicos de la editorial.

"The 21 steps" es el primero de estos experimentos. Lo ha escrito
Charles Cumming, autor de novelas de espías. La historia, basada en el clásico 39 Steps, del cual Alfred Hitchcock hizo una película- se lee utilizando globos de cómic impresionados sobre imágenes de Google Maps. A través de los diferentes capítulos, la historia se desplaza sobre la imagen de satélite dibujando un camino y de esta manera el lector sigue a vista de pájaro las aventuras del protagonista. La historia comienza en Londres y acaba en Edimburgo.

Los otros experimentos.
Slice es el segundo experimento de esta nueva literatura. El autor es Toby Litt y la novela la ha escrito mediante un blog -el de su protagonista- y twitter, la herramienta de microblogging.

El tercero está vinculado a los cuentos de hadas. Pero aquí el lector es el que elige algunos aspectos importantes de la trama. El nombre, las características y algunas de las dicisiones que toman los progatonistas están en manos del lector. La historia (o historias) han sido escritas por Kevin Brooks.

La cuarta historia -"Your place and Mine"- se está escribiendo en directo cada día desde el lunes 7 de abril hasta el viernes 11.
Los internautas han de ir a la web de la historia a las 18.30 hora de Londres, y verán como Nicci French está creando una novela con una acción que pasa en el mismo momento en que se está escribiendo.

La quinta historia es "Hard Times" y ya está online.

La sexta sexta historia estará lista el 22 de abril. O no.

La fuente es http://blogs.ccrtvi.com/vidadigital.php?itemid=10984
y la web original http://wetellstories.co.uk/
La traducción y la noticia son cortesía de Carme

jueves, 10 de abril de 2008

"Moriremos vestidos a la última moda, pero idiotas"

Hay veces que parece que las entradas en el blog te las escriben otros. Éste es el caso.

Así que, con (sin) su permiso, voy a reproducir íntegra una breve entrevista que publicaba ayer El País, en su sección de internacional.

Quien habla es el ex fotógrafo de Benetton y publicista milanés Oliviero Toscani, de 66 años, quien anuncia que, por primera vez en 50 años, no votará:
"Italia es hoy lo contrario del Renacimiento", dice, "no hay energía, ni valentía, el riesgo se desprecia. La creatividad ha muerto a manos de la seguridad, y lo único seguro es que vamos todos a la quiebra".

Aunque habla de la situación en Italia, sus palabras (preferencias políticas aparte) son perfectamente extrapolables a nuestra realidad diaria.

Que la disfruten o se les atragante, que no sé cuál será el resultado. El último párrafo es especialmente arrasador.

Aquí tienen la versión digital de la entrevista.

----------------
----------------

Pregunta. ¿Cómo ve la campaña?

Respuesta. El producto de peor calidad de Italia es la política. Los peores profesionales del país son los políticos. Los incapaces, o trabajan de burócratas o se hacen políticos o se convierten en managers. Por eso Italia está así.

P. Así que no votará.

R. Iré, retiraré la papeleta, daré mi nombre, pero no votaré.

P. Y dejará ganar a Berlusconi. ¿No le asusta?

R. Sí, pero esta vez no creo que él quiera ganar. No le veo muy entusiasta. En cierto modo, la peor jugada que podemos hacerle es dejarle ganar. Así se pegará un tiro en el pie.

P. De manera que tira la toalla.

R. Tengo el honor de haber votado siempre por los Radicales, que nunca hasta ahora han vendido su alma por un puesto en el Gobierno. Pero todo lo que digo es un acto de amor y de optimismo. Hemos tocado fondo, y por suerte nos queda Europa, España, Zapatero. ¡Vosotros sí estáis iluminados! Aquí es todo de una oscuridad siniestra. Lo único que funciona lo hace gracias a una minoría de individuos, grandes profesionales, anárquicos pero disciplinados, que van por libre. A mí el Gobierno jamás me ha ayudado en nada. Al revés, me ha hecho penar con millones de burócratas que justifican su ineptitud y su cargo complicándote la vida.

P. ¿Realmente es tan grave la crisis?

R. ¡Italia es un desaparecido! En 50 años no ha existido arquitectura, la precariedad de la inteligencia se ha hecho norma, las mammas siguen siendo grandes castradoras, los profesores ganan menos que los obreros, nadie respeta la escuela, y hay que defender a los profesores de los idiotas de los padres. No es posible refundar el país, porque la decadencia no es económica, es moral y se emite a todas horas por televisión. Hemos sido vencidos por la vulgaridad. Moriremos elegantes, vestidos a la última moda, vulgares, vacíos e idiotizados por dentro.


miércoles, 9 de abril de 2008

La chaquetita rosa

Fue un día del mes de abril, el catorce de hace ahora dos años. Caía sobre la ciudad una lluvia menuda y molesta. Había planeado salir con los niños al centro comercial y encontrarme después con Pablo a media tarde. A punto estuve de quedarme en casa porque el pequeño andaba con alergia y el tiempo no acompañaba. Aunque ya se sabe lo pesados que se ponen los niños y no me quedó otra que claudicar. Ahora maldigo el día en que tomé aquel taxi que me llevó hasta allí, y no pienso en otra cosa desde entonces. Desgrano en mi mente con tremenda minuciosidad todo lo que hicimos esa tarde: La merienda de chocolate y churros, la parada frente al escaparate de “Juguetón”, el payaso que regaló a Martita el globo azul, la llorera de Jaime que también quería uno, la música de fondo, las tiendas, la señora de los cupones, el guarda jurado paseándose con la porra colgando del cinturón, la chica de los botines rojos pasando la mopa, el stand de no sé qué editorial... y el gentío. Ocurría que llevaba unos diez minutos esperando a mi marido junto a las escaleras mecánicas y los niños comenzaban a inquietarse. Alguien se me acercó preguntando dónde quedaba la cafetería. Martita iba de un lado para otro dando saltitos, no se estaba quieta, casi tropieza con un señor que venía ojeando una revista.

-Nena, por favor para un poco- le dije, y me miró con sus enormes ojitos de miel, íntegros y despreocupados, los de Jaime se divertían siguiendo a su hermana y los míos buscaban a mi amor que no aparecía.

Sentí el aliento de alguien que me susurró al oído.

-¡Cariño, qué bien que llegaste!. Los niños me tienen loca...

Pablo traía prestado ese aire de niño malo que a veces se le agarra a la cara cuando tiene barba de dos días. Me pasó la mano por la cintura y nos besamos. Había tenido problemas en la oficina pero ahora estaba allí, con su mirada de océano en calma, llenando como siempre de sentido mi existencia. Nuestro pequeño le echó los brazos y con media lengua pidió que lo alzara “hasta el infinito y más allá”. Como tantas veces me sentí dichosa y completa, tenía la familia perfecta.

-¿Y mi rubita, dónde anda?-preguntó Pablo.

Me volví tranquilamente para contestarle: ¡aquí!, pero... Martita no estaba. Aún dominaba la situación cuando comencé a pronunciar su nombre a media voz pero al momento ya gritaba desesperada. Sólo veía caras entre la gente y ninguna la de ella, tan bonita y risueña. Retumbaba en mi cabeza la voz grave de Pablo que insistía: “¿Dónde está la niña, amor, dónde está?”. No puedo recordar lo que dije sólo sé que corrí buscándola de un lado para otro y que una agonía honda y descomunal me cerró la garganta, y caí desfallecida. Las lágrimas me cegaban y no quise que nadie me tocara, ni siquiera Pablo. Huía de aquellos desconocidos que me miraban sin parar evaluándome, huía de mi marido y la pugna viva entre la impotencia y el reproche que sostenían sus pupilas clavadas en las mías. No podría decir cuánto tiempo estuve tirada en el suelo, de rodillas, pronunciando su nombre hasta quedar exhausta... Un policía local se abrió paso entre la gente. Traía en sus manos la chaquetita rosa de mi pequeña, nada más que eso, y yo me quise morir. Todo mi universo se detuvo en ese instante aciago en el que comprendí que me habían robado a mi pequeña de cuatro años. Sentí cómo explosionaba dentro de mí algo que me hizo jirones el alma, y desde entonces no logro recomponer razón y sentimiento. No hay descanso para mi espíritu quebrantado y tampoco lo quiero porque ya nada es lo que era.

Sueño cada día con volar alto sobre la ciudad, planear con mis brazos entre las avenidas y a vista de águila encontrar a mi niñita sentada, esperándome. Apretarla contra mí en un abrazo eterno y devolverle lo que por derecho le pertenece: su mamá, su familia, y... la chaquetita rosa.


Julia Nieto. Sevilla. Mayo 2004.
Publicado originalmente en www.desequilibros.com
.
P.S.: Estimada Julia: si lees tu relato, por favor ponte en contacto conmigo. (Por desgracia el mail de contacto que tengo da error)

viernes, 4 de abril de 2008

La importancia del punto de vista

Dice el aforismo que cada uno cuenta la procesión según cómo le ha ido.

La sabiduría popular lo ha expresado de forma bastante gráfica en aquello de "no es lo mismo tejidos y novedades en el piso de encima que te jodes y no ves nada y encima te pisan"

Y aquí le traigo dos ejemplos de lo que digo; pueriles si se quiere, pero reales como la vida misma.

Dos imágenes cotidianas: un logotipo de una empresa colocado en la trasera de la furgoneta; y unos "personajes" en la puerta de una atracción de un conocido parque temático.
.











































Hasta aquí nada anormal.

Ahora, por favor, giren la primera 90º en el sentido contrario de las agujas del reloj, y la segunda pónganla del revés.
.


































¿Soy yo o la cosa ha cambiado notablemente?

jueves, 3 de abril de 2008

Yo también sé copiar y pegar (o el sueño de ser García Márquez)

[edit: un usuario ha tenido a bien enviar este post a menéame. Allí han quedado algunos comentarios que pueden ser interesantes].
.
.
Recuerdo cómo, hace años, la publicación de la, por entonces, última novela de Gabriel García Márquez (El amor en los tiempos del cólera) vino rodeada en algunos círculos de cierta polémica porque se decía que la había escrito con ayuda de una computadora.

Este comentario provoca risa hoy día pero estamos hablando de mediados-finales de los 80, “tiempos del cólera” de los ordenadores personales, incipientes, desconocidos, apenas introducidos en ciertos medios iniciados: programadores, visionarios, devotos, jugadores, investigadores (incluidos algunos intelectuales).

Recuerdo que parecía que la novela no tuviese ningún mérito porque el ordenador había hecho todo el trabajo: tal era el desconocimiento sobre la materia que quizá se consideraba que los personajes, episodios, diálogos, habían sido creados por una especie de inteligencia artificial (concepto entonces prácticamente inexistente, excepto, quizá, en el cine de Ciencia Ficción –2001, Solaris...-) liberando al autor de todo esfuerzo creativo. Matrix vino mucho después aunque 1984 había sido mucho antes.

El proceso de creación suele ser bastante complejo, y además, personal e intransferible. Cada autor describirá el suyo y será (o querrá que sea) diferente a cualquiera. Ésta suele ser una de las premisas de todo proceso creativo: tiene que ser distinto para que no parezca irrelevante; también los hay que prefieren desmitificarlo para que parezca que fluye de forma natural; los hay por el contrario que confían en la inspiración siempre caprichosa y veleidosa y quienes prefieren el trabajo metódico para que la musa les encuentre trabajando. Todas las opciones han dado buenos resultados así que no creo que la elección de una u otra sean determinantes para la calidad de la creación.

En todo caso hay factores que influyen decisivamente en el proceso creativo: capacidad de análisis y de síntesis; originalidad; técnica; estilo; ...no pretendo ser exhaustivo.

Lo cierto es que, pasadas 2 décadas, el panorama parece haber cambiado un poco:
1.- el Personal Computer (en el sentido literal del término: ordenador personal) se ha extendido de forma tal que ya resulta difícil encontrar alguien que no lo tenga o use de forma habitual, así que las bondades del uso de esa tecnología han quedado al descubierto, sus secretos, desvelados y su uso, vanalizado;
2.- asimismo, el panorama editorial está plagado de productos mediocres que eclipsan los buenos productos: si siempre ha sido fundamental el éxito comercial, ahora más aún;
3.- internet nació, creció, se reprodujo y ahora controla nuestras vidas, y desde luego, condiciona parte de los procesos creativos, sobre todo literarios (aunque no sólo éstos), por la cantidad de “letra” que se cuelga en la red a diario, que impide la correcta asimilación de los contenidos y restinge a la larga el acceso a las obras literarias covencionales en formato papel. Son legión los autores que han abierto sus propias páginas web o sus propios blogs -conscientes de la situación- para no perder esta parte del pastel.

El máximo exponente del cambio experimentado en el “mundillo” de la creación “literaria” (hecha con letras, al menos) es el fenómeno blog. Habría que aclarar que el término “creación” también ha experimentado cambios porque el material depositado en los millones de bitácoras que abundan por ahí suele consistir más en opiniones personales de las más diversa índole sobre los más diversos temas que en auténticos trabajos de creación, según definíamos más arriba.

Este exceso, llevado al paroxismo, ha devenido en/llevado a la creación de ciertas comunidades/servicios (meneame, fresqui, technorati, del.icio.us, digg, slashdot, neodiario…) cuya misión consiste en servir de agregadores de noticias/enlaces/favoritos, algunos por suscripción popular y posterior voto para valorar la “idoneidad” de la noticia.

Y es aquí donde el proceso creativo muere/se altera definitivamente. La creación disminuye alarmantemente. Se copia de un sitio y se pega en otro y el mérito consiste, no en haber creado algo, sino en haber sido el primero en "encontrar" algo que la comunidad espectadora considere oportuno, o en tener fuentes de información menos convencionales; los periódicos publican las noticias días más tarde después de haber pasado por estas comunidades; nadie contrasta la información que publica, sólo hace de transmisor de rumores; abundan las noticias irrelevantes, cuando no falsas; sin fin de noticias tecnológicas de corte claramente elitista...

En estas páginas suele estar penado el denominado autobombo, así que cualquier asomo de de promoción de la labor creativa (no valoraremos la calidad sino el hecho mismo) condena la noticia al baúl de las descartadas o al infierno del “bajo Kama”.
Cada día, además, se alejan más de sus fines fundacionales (normalmente tecnología, software libre) como consecuencia de la masificación y se están volviendo generalistas. Esto que aparentemente puede ser considerado como positivo, por la libertad del medio y su evolución no dirigida, va en detrimento de la “calidad” de las noticias y en beneficio de la trivialización.
Por otra parte, se han convertido en excelentes medios de información sobre los más diversos temas, a la vez que en lugares en los que el debate es posible, aunque no sea ése su fin ni éste el lugar para tratar ese asunto.

El éxito del material enviado ya no sólo depende de la relevancia de su contenido sino de la habilidad del remitente para adornarlas con un buen título y un breve resumen que sirva de anzuelo. (Curiosamente, ésto no es muy distinto de lo que sucece con los productos editorales convencionales).

Resultado: el empobrecimiento de todo lo que suene mínimamente a cultura y a creación.

Volvamos a García Márquez: hoy día ya sabemos que, con toda seguridad, toda la ayuda que recibió Gabo fue la de copiar, cortar y pegar, además de un sistema de acceso a la obra más rápido, eficaz y cómodo. Seguramente fue un pionero en su gremio porque todavía hoy quedan dinosaurios inextintos que se jactan de escribir en papel y con pluma; no hablo de los que por edad no han podido subirse al tren de la informática, sino de los que por razones puramente estéticas o pseudorrománticas consideran más purista el ejercicio manuscruto de la creación literaria.

Caramba qué coincidencia... ¿Resulta que ahora todos somos García Márquez porque sabemos copiar, cortar y pegar y tenemos un acceso a la obra rápido, eficaz y cómodo, infinito, diría yo?

Es evidente que hay diferencias y que éstas no son sólo de tipo formal. Si sumamos el tiempo que dedicamos, uno y otros, a "copiar-pegar-acceder" seguramente estaremos empatados, pero el resultado es opuesto:

1.- uno (creador) desarrolla una obra coherente, (recuerdan aquello de introducción, nudo, desenlace...o lo de trama, estructura, técnica narrativa); otros somos parte de la propia obra y sólo existimos dentro de ella (otra vez Matrix), y lo fundamental es el medio mismo y no sus protagonistas que, aún siendo parte importante, son intercambiables.
2.- uno (creador) elabora una obra única y, una vez terminada, inamovible; los otros generamos un agujero negro de noticias e información cuya principal característica es que son efímeros, sin vocación de perdurar, que desaparecen bajo su propio poder de atracción y terminan por colapsar en el cementerio de las “noticias de ayer”.

Se podrá decir que los medios condicionan las obras, que la estructura de la herramienta ha creado un lenguaje propio, nuevo, que responde a la nueva sociedad del conocimiento que hemos creado... cierto. Pero el conocimiento (en el sentido renacentista del término) es otra cosa. Esto es más bien aluvión, una riada que únicamente deja algún residuo y arrasa con todo lo que encuentra.

Somos espectadores a la espera de algo que nos llegue para poder juzgarlo, no actores con iniciativa en busca de algo nuevo e interesante. El simulacro (que Baudrillard me perdone) se impone.

También se dirá que nadie aspira a ser García Márquez ni lo pretende. Pero que nadie se esconda detrás de un falso eclecticismo y descremiento adolescente. El que no quiera sus 5 minutos de fama que tire el primer voto negativo o apueste su karma.


BIBLIOGRAFÍA
· La revolución de los blogs. José Luis Orihuela. La esfera, Madrid, 2006. (www.eCuaderno.com)
· Universo del weblog. Rebecca Blood. Gestión2000, Barcelona, 2005.
· La blogosfera hispana: pioneros de la cultura digital. Fundación France Telecom España, Madrid 2006.
· Blogs: la revolución en internet que está revolucioando medios, empresas y ciudadanos. ESIC, Madrid 2006.
· El título como genero literario.
Homepage.mac.com/penagoscorzo/recursos3.html
[lagazetta] N.125 - Cómo leemos en Internet (www.lagazetta.com)
Digg, el organizador de la propia actualidad
Qué tiene de especial un blog
Servicios web que gestionan información
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...