miércoles, 31 de octubre de 2012

Política editorial ¿Se da cuenta de que me obliga a fotocopiar?

La política editorial me pone en la tersitura de recurrir a fotocopiar sus libros de texto en vez de comprarlos.

---------------

Uno de los primeros recortes que han realizado algunas comunidades autónomas ha sido dejar de subvencionar los libros de texto.

La medida ha sido muy criticada por todos los afectados, desde editoriales a padres de alumnos pasando por los propios centros educativos.

Las ventajas de los libros subvencionados son evidentes: en el caso que me efecta, 207 euros han costado los libros correspondientes a tercer curso de primaria. 
Añadamos a eso el material escolar correspondiente. El capítulo del material es más difiícil de evaluar porque depende de cada centro qué recomendaciones hacer o cuánto material solicitar a los niños: los habrá que pedirán mucho y de muy buena calidad y los habrá que no solitarán apenas nada, atendiendo al tipo de alumnado que acojan.

Pero los 200 euros por niño no te los quita nadie (la cantidad obviamente es orientativa, porque los precios no son idénticos en todos los cursos ni en todas las editoriales; también hay que contar que un centro concertado incluirá libro de religión y uno público no, salvo expreso deseo de los alumnos o padres).

Pero más allá del ahorro que supone no tener que comprar los libros de texto cada año, también esta política de la subvención tiene sus aspectos negativos: los alumnos pueden tener menos cuidado con el metarial que manejan, porque saben que nadie heredará sus libros; y las editoriales pueden introducir "mejoras" en sus materiales cada año con la excusa de actualizar contenidos, sabedores de que paga papá estado.

Esta acusación hacia las editoriales de que abusan de su posición dominante para "obligar" a cambiar de libros cada año con la justiificación de la actualización de contenidos es el modelo de negocio en el que basan su estrategia.

Pero lo que motiva este apunte es un caso concreto que pone de manifiesto la absurda política que siguen determinadas editoriales respecto a los libros de texto que editan.

En los primeros cursos de primaria se ha extendido la costumbre de fragmentar los libros de cada materia en 3 volúmenes, uno para cada trimestre. La medida no me parece mal a apriori porque aligera el peso que los escolares deben cargar y porque adelgaza el libro y lo hace más manejable.

Pero resulta que esos 3 volúmenes solo se venden conjunta e inseparablemente, política editorial.

Y ahora viene el caso concreto.

Mi hija ha perdido el volúmen 1 del libro de Lengua. Como no ha habido forma de encontrarlo, acudimos a una librería para intentar comprar únicamente ese volumen. Nos dicen que no es posible fragmentar el lote y que tengo que comprar los 3. Política de la editorial.

Acudo a una librería de barrio, más pequeña, con la esperanza de que puedan o quieran saltarse esa política editorial y decidan venderme únicamente el volumen 1. Tampoco en esta segunda librería acceden a mi petición. Política de la editorial.

Como último recurso, me dirijo directamente a la editorial por correo electrónico explicandoles el caso y solicitando información sobre la posibilidad de comprar únicamente el volumen que necesito y así no afrontar un gasto innecesario.
Seguro que mi hija no es la única que ha perdido su libro.

A los veinte minutos me llaman directamente desde la editorial. Mi petición no es posible. Política de la editorial.

A lo que les respondo:
- ¿Se dan cuenta de que me ponen en la tesitura de pedir el libro prestado a un compañero y fotocopiarlo?

Respuesta:
- Es la política de la editorial.

De acuerdo. He pedido el libro prestado a un compañero, me he ido a una biblioreca pública con fotocopiadora y 15 minutos y 5 euros después, tenía el libro fotocopiado.

¿Ha supuesto esto un perjuicio para la editorial? Seguro. Ha dejado de vender un producto por unos 25 euros.

Pero yo he conseguido hacerle comprender a mi hija que debe tener cuidado con el material (su libro fotocopiado en blanco y negro y a una sola cara no mola tando como el original), que si lo pierde el problema no se arregla simplemete sacando la cartera, me he ahorrado casi 20 euros y he constatado que la política de las editoriales sigue errática y alejada de la realidad.

viernes, 26 de octubre de 2012

"En + gerundio". Usos y ejemplos


Hace unos días me preguntaron en una red social si era correcta la construcción "en + gerundio"; o sea, del gerundio precedido de la preposición "en". Construcciones del tipo en estando… en diciendo…

¿Recuerdan el comienzo de D. Juan Tenorio de Zorrilla?
 "¡Cuál gritan esos malditos! Pero, ¡mal rayo me parta si en concluyendo la carta no pagan caros sus gritos! 

Como hace un par de años publicamos una entrada titulada El gerundio: ese gran desconocido. Uso correcto y errores más frecuentes, he recurrido a ella en busca de la respuesta. Y para descubrir que nada se dice allí al respecto; aún más, el primer comentario formula la misma pregunta.

Así que he decidido investigar. Como internet ha sido un bosque demasiado frondoso y estéril, he recurrido directamente a la autoridad competente: a la RAE, a través de su formulario de consultas.

Han tardado tres días en contestar, pero su respuesta ha sido más que satisfactoria, documentada y precisa.

Se la transcribo tal cuál me he llegado. Solo he cambiado un poco el formato para facilitar su lectura. Creo que no quedarán dudas después de leerla.

-------------

• Según se dice en el Esbozo de una nueva gramática de la lengua española (RAE. Madrid: Espasa-Calpe, 1973) "la única preposición que puede anteponérsele [al gerundio] es en

La lengua antigua usó la frase "en + gerundio" para significar simultaneidad, lo mismo que el giro latino del que procede; v. gr.: 
Mandólo matar su muy amado e muy obedescido señor el Rey, el cual en lo mandando matar, se puede con verdadr descir que se mató a si mismo (Crón. de D. Álvaro de Luna, tít. 128). 

El giro evoluciona en la Edad Moderna hasta significar, no simultaneidad, sino anterioridad inmediata. Ejemplos: 
En fin del otoño se volvió el rey a Sevilla con intento de, en pasando el invierno, juntar una grande flota y hacer guerra por el mar (MarianaHist. de España, XVII, 2); 
En rebuznando yo, rebuznaban todos los amos asnos del pueblo (Cervantes, Quijote, II, 27). 

Hoy sigue usándose con el mismo sentido
En acabando de comer, saldré contigo; En diciendo las verdades, se pierden las amistades (refrán)."

• El Diccionario académico, por su parte, recoge entre los usos de la preposición EN el siguiente (acep. 6): 
"Seguida de gerundio, luego que, después que. En poniendo el general los pies en la playa, dispara la artillería".

Este uso es perfectamente correcto, aunque hoy pueda resultar extraño al oído de los hablantes cultos.


• Otros autores, como Manuel Seco en su Diccionario de dudasseñalan que, por extensión, también se emplea esta fórmula para expresar circunstancia concomitante y cita este texto de Benavente
En habiendo dinero por medio, son peores que nosotras.

• Es cierto que esta construcción
se emplea a veces con valores no estrictamente temporales, como se señala en la Gramática descriptiva de la lengua española (10.8.5.). 

Así es relativamente frecuente su empleo con valor condicional, valor que recoge, por ejemplo, el Diccionario del español actual basándose en esta cita de Cela (Pirineo, 65): 
Las damas, en pasando de las seis u ocho arrobas, no deben ponerse pantalones.
Otros ejemplos:
En teniendo con qué alimentarnos y con qué cubrirnos, estemos contentos (Delibes, Cinco horas con Mario, 47)

Lo único que tengo es gaseosa para los jóvenes, en no queriendo (Sánchez Ferlosio, El Jarama, 22) 
En habiendo esto, todo lo demás sale sobrando (Juan Rulfo, Pedro Páramo, 58)


• En cuanto a la Nueva Gramática académica (2009), se recoge su postura en los párrafos 27.4 j-l:

j) Se llama gerundio preposicional al introducido por la preposición en (en saliendo). Aunque ha decrecido de manera notable su uso en el español actual, se emplea ocasionalmente en el hablado en algunos países americanos, sobre todo en la lengua rural. 

Se registran estos usos esporádicos con sujeto pospuesto (en llegando yo a tu casa) y —más raramente— también con sujeto antepuesto
Porque bueno será que se instale, que en yo llegando a esa, partiremos las ganancias. Aunque desterrado no percibe V. su sueldo de Racionero? (MeriñoPapeles). 
Se documenta ocasionalmente el gerundio preposicional en la lengua literaria contemporánea, pero es uso minoritario, y a veces deliberadamente arcaizante:


Le proporcionó la ubicación exacta y le aconsejó que en llegando a esos lugares envueltos en un finísimo cendal de nieblas no navegara de noche (Roa Bastos, Vigilia); 

Pero si uno es todo virtud, en cayendo enfermo morirá, por impotencia de mejora (Landero, Juegos); 

Yo no puedo parar en la cama. Yo, en despertándome, parece que me pinchan (García Hortelano, Mary Tribune)

en anocheciendo, como tenía ordenado, me fui a presentar a don Merlín (CunqueiroMerlín); 

Siempre cerrado de negro, de paltó-levita y pumpá, se presentaba con pasos menuditos y en llegando al corredor, de ordinario solo, tocaba con el bastón en la mesa y decía […] (R. Gallegos, Rebelión); 

en no siendo con dinero, porque no lo tengo, le serviré de buena gana (PensonCosas).


k) En la mayor parte de los casos citados, el gerundio preposicional expresa ‘posterioridad inmediata’ en relación con la situación denotada por la oración principal, por lo que admite paráfrasis con en cuanto,enseguida que, una vez que, «al + infinitivo», «nada más + infinitivo», y otras expresiones similares. 
Este sentido era ya general en la lengua clásica:


En rebuznando yo rebuznaban todos los asnos del pueblo (Cervantes, Quijote II); 

Pedro, siendo pescador, para arrojarte al mar tu mesmo te ciñes, y vas donde quieres […], mas en siendo mi Vicario en la tierra estenderàs tus manos en la Cruz (Quevedo,Política); 

Y yo les animé, y dije […] que estuviesen apercibidos por toda la tierra, y en viendo o sabiendo que venían los contrarios, me lo hiciesen saber (H. CortésCartas); 

En oyendo a el otro prometerse a Montserrate, allá me llevaba. No dejó estación o boda que comigo no anduvo (Alemán, Guzmán II).


Algunos autores asocian el gerundio preposicional al concepto de ‘anterioridad’, ya que entienden que la situación denotada por la cláusula de gerundio es anterior a la que denota el predicado principal (aun cuando la paráfrasis que el gerundio admite exprese la noción contraria). 

Se adopta aquí la opción terminológica que se recoge en el texto, puesto que la otra da lugar a ciertas paradojas. Llevaría a decir, por ejemplo, que la construcción «después de + infinitivo» expresa ‘anterioridad’. [...]

l) Es relativamente raro el uso del gerundio preposicional con otro valor. Se documenta esporádicamente con significación causal, como en 
Recibían las condolencias las dos hermanas del muerto, unas señoritas ancianas muy dignas, muy respetables, cosa que jamás hubiera sospechado yo en tratándose de quien se murió (F. Vallejo, Virgen). 
En la lengua medieval admitió este gerundio la interpretación de simultaneidad, heredada del uso original latino. En este uso antiguo, el gerundio preposicional admite paráfrasis con cuando o a la vez que,como en el siguiente ejemplo: 
Díxeles, en respondiendo, / segund modo cortesano, / humillmente proponiendo: […] (Marqués de Santillana, Triumphete).
-----------
Departamento de «Español al día»
Real Academia Española

Mi agradecimiento por tan exhaustiva respuesta.

Qué sería de nosotros sin los libros

Qué sería de nosotros sin los libros…



#recomiendoleer

-----
Viñeta de Elrich

jueves, 25 de octubre de 2012

Los libros de la revolución científica

Antes de la llegada de la imprena no existía un gran mercado europeo para los tratados científicos como el que habían tenido los libros religiosos. La imprenta cambió sin duda el modo en que se transmitía el saber científico.

Por un lado, permitió reproducir diagramas, mapas, dibujos anatómicos y representaciones de flora y fauna de un modo preciso. Con anterioridad, las ilustraciones en forma de grabados siempre se deterioraban con el uso repetitivo, pero con el uso de las planchas grabadas de metal la información visual precisa era más duradera.

Página de Sidereus nuncius de Galileo
Todo esto fue un proceso lento, y los errores de los impresores solían contribuir a la propagación de datos falsos. En la obra de Galileo Sidereus nuncius, publicada en Venecia en 1610, las imágenes de la superficie lunar aparecieron al revés.

La imprenta también hizo más accesibles los libros a los eruditos y permitió a los investigadores consultar textos antiguos a su antojo y comparar sus observaciones con las de otros colegas. El aristócrata y astrónomo danés Tycho Brahe, por ejemplo, pudo comprar los textos del astrónomo clásico Ptolomeo y de Nicolás Copérnico en la Copenhague del siglo XVI, y así no tuvo que empezar de cero al tratar de desentrañar los datos de sus propias obervaciones.

Brahe instaló imprentas y un molino de papel en su isla privada de Hven para publicar sus propios tratados, evitando así las restricciones comerciales del momento.

Frontispicio de Tabulae Rodulphinae
Johannes Kepler descubrió que las órbitas de los planetas no eran circulares sino elípticas. El propio Kepler supervisó la producción de su Tabulae Rudolphinae, basada en las observaciones de Brahe. Además, diseñó su propio frontispicio, un intrincado grabado que lo representa a él y a Brahe en compañía de Copérnico y de los grandes maestros de la Antigüedad.

Los científicos necesitaban el mecenazgo real o aristocrático. El 1632, Galileo dedicó su Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo a su mecenas, Fernando II de Médici, lo cuál no le protegió de su persecución por parte de la Inquisición.

Los científicos que querían publicar sus hallazgos debían enfrentarse a menudo a la represión de la iglesia católica.

En 1616, la obra de Copérnico fue declarada contraria a las Sagradas Escrituras pero en 1617, Willen Janszoon Blaeu, un fabricante  de globos celestes de Ámsterdam, produjo una nueva edición de su controvertida De revolutionibus orbium coelestium, originalmente publicada en 1543. 

Los editores protestantes podían beneficiarse de los títulos prohibidos por las autoridades católicas.

La obra de Kepler Epitome astronomiae Copernicanae se colocó en el Índice de Libros Prohibidos. En 1633 Galileo fue condenado por herejía, obligado a retractarse de sus ideas y puesto bajo arresto domiciliario. Pero su Discurso y demostración matemática en torno a dos nuevas ciencias llegó de contrabando en una valija diplomática y fue publicado por Elzevir en Lieden en 1638.

Solía ser más fácil publicar en los países protestantes.

En Londres, por ejemplo, la Royal Society, que obtuvo permiso para imprimir en 1662, difundió muchas obras científicas en las páginas de sus revista Philosophical Transactions.

---------
Martyn Lyons: Libros. Dos mil años de historia ilustrada. Editorial Lunwerg. 2011.

Otra entrega de 12 meses 12 libros. #recomiendoleer

Libro fantásticamente editado (aunque tengo que decir que impreso en China), ameno, didáctico y de claro tono divulgativo.
Lástima que la traducción al castellano no esté, ni de lejos, a la altura de la calidad de la impresión.

De la contraportada:
Esta edición. ilustrada con más de 220 imágenes, se convierte en el mejor homenaje al mundo del libro y a sus más de dos mil años de historia.
Desde los primeros códices o manuscritos utilizados en el mundo antiguo, y pasando por el camino que supuso la era Gutemberg, hasta llegar a los libros ilustrados, las bibliotecas y librerías, los grandes protagonistas (autores, editores, premios -y añado yo, lectores-) y la reciente revolución del mundo virtual y las digitalizaciones.
Un libro sobre libros, para todos aquellos que comparten la pasión por la lectura.

miércoles, 24 de octubre de 2012

miércoles, 10 de octubre de 2012

Cómo aterrorizar a un libro

Y entonces…

después de que le hubieran arrancado la mitad de las páginas…

lo convirtieron en…

¡una película!



---
Me lo manda @psychopatilla por twitter.

martes, 9 de octubre de 2012

"Si quitamos a Cervantes tendré que poner a Franco"

El retrato de Cervantes que preside el salón de actos de la RAE es falso.
A pesar de ello, Menéndez Pidal, director de la RAE durante la época franquista, se negó a retirarlo: "Déjenlo ustedes ahí, que si quitamos a Cervantes, seguramente tengo que poner a Franco"

---------------

El salón de actos de la RAEReal Academia Española de la Lengua, está presidido por dos retratos: el del su fundador, Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena, que ocupó el sillón A (mayúscula) de 1713 a 1725; y el de Miguel de Cervantes, por razones obvias.

Este segundo retrato, el de Cervantes, es el que nos intreresa.

Se trata de un retrato al óleo
En la parte superior hay una inscripción: "D. Miguel de Cervantes Saavedra".
En la inferior la firma del autor: "Juan de Jáurigui. Pinxit. año 1600".



El cuadro apareció en Oviedo en 1910. Y su aparición causó bastante revuelo en los círculos académicos, aparte de por su valor pictórico, porque por fin se iba a conocer el aspecto físico del autor del Quijote, bastante esquivo hasta la fecha, y del que se solo se conocen algunos detalles que aporta el propio Cervantes en el prólogo al lector de sus Novelas Ejemplares:
«Este que veis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva, aunque bien proporcionada; las barbas de plata, que no ha veinte años que fueron de oro; los bigotes grandes, la boca pequeña; los dientes, ni menudos ni crecidos, porque no tiene sino seis, y ésos mal acondicionados y peor puestos, porque no tienen correspondencia los unos con los otros; el cuerpo entre dos extremos, ni grande ni pequeño; el color vivo, antes blanco que moreno; algo cargado de espaldas y no muy ligero de pies; éste digo que es el rostro del autor de La Galatea y de Don Quijote de la Mancha, y del que hizo el Viaje del Parnaso a imitación del de César Caporal Perusino y otras obras que andan por ahí descarriadas y quizá sin el nombre de su dueño, llámase comúnmente Miguel de Cervantes Saavedra. Fue soldado muchos años, y cinco y medio cautivo, donde aprendió a tener paciencia en las adversidades. Perdió en la batalla naval de Lepanto la mano izquierda de un arcabuzazo; herida que, aunque parece fea, él la tiene por hermosa, por haberla cobrado en la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos ni esperan ver los venideros, militando debajo de las vencedoras banderas del hijo del rayo de la guerra, Carlos V, de feliz memoria»

En el primer párrafo de este prólogo, Cervantes en persona parece conferir autenticidad al cuadro:
…como es uso y costumbre, grabarme y esculpirme en la primera hoja deste libro, pues le diera mi retrato el famoso don Juan de Jáurigui, y con esto quedara mi ambición satisfecha, y el deseo de algunos que querrían saber qué rostro y talle tiene quien se atreve a salir con tantas invenciones en la plaza del mundo, a los ojos de las gentes, poniendo debajo del retrato:

Pero lo cierto es que es cuadro es falso. El cuadro en cuestión habría sido pintado en la Escuela de Artes y Oficios de Oviedo, tomando como modelo la descripción arriba transcrita y el nombre del pintor citado.

El retrato llegó a la Academia en 1911 donado por José Albiol, profesor de la Escuela de Artes y Oficios de Oviedo, que lo entregó asegurando su autenticidad. Y el revuelo fue sonado.
>
Sin embargo hay dos detalles que llaman la atención: Cervantes nunca ponía la palabra "Don" en su nombre; y el pintor, que sí existió, tendría dieciséis años en 1600.

En 1948 Enrique Lafuente Ferrari zanjó la cuestión en su estudio "La novela ejemplar de los retratos de Cervantes", en el que aportaba la demostración técnica de la falsedad de la obra.
El tal Albiol era experto restaurador y consiguió embaucar a los académicos.

A pesar de ello, el cuadro siguió manteniendo su lugar preferente:




Pues bien; Ramón Menéndez Pidal, además de ser -seguramente por ello- uno de los más grandes filólogos y medievalistas españoles y miembro de la Generación del 98, fue nombrado director de RAE en 1925, institución de la que formaba parte desde 1901.

En 1939 cesó en su cargo de director de la RAE por desacuerdos con el régimen franquista sobre algunas decisiones del régimen respecto a algunos miembros de la Academia. Se exilió durante unos años, y en 1947, cuando el régimen se ablandó respecto a algunos intelectuales disidentes, volvió a ser nombrado director de la Academia, cargo que ostentó hasta su muerte en 1968.

En esos años consiguió que los sillones de los académicos exiliados permanecieran sin cubrir hasta que murieran:
"el gobierno de Franco ordenó que se sacasen a concurso las plazas de los académicos republicanos exiliados. La Academia se dio por «enterada» de la orden pero la desobedeció".
Y eran varios: Niceto Alcalá-Zamora, Tomás Navarro Tomás y Salvador de Madariaga.

Pero volvamos al retrato de Cervantes. Una vez probada la falsedad de la obra, muchos académicos le preguntaban a Ramón Menéndez Pidal, durante su etapa de presidente de la RAE, por qué no retiraban el cuadro, dada su dudosa calidad y su probada falsedad.

Menéndez Pidal respondía:

"Déjenlo ustedes ahí, que si quitamos a Cervantes, seguramente tengo que poner a Franco".
La difusión de la frase se atribuye a Pío Baroja.



--------------
RAE: Sillón A.
Portal dedicado a Miguel de Cervantes en la Biblioteca Virtual Cervantes.
Retratos de Cervantes.
• Enrique Lafuente Ferrari; La novela ejemplar de los retratos de Cervantes (Madrid, 1948)
Ramón Menéndez Pidal en wikipedia.
• La RAE guardó las plazas de académicos exiliados.
• Sebastián Moreno; La Academia se divierte. La esfera de los libros. Madrid 2012

jueves, 4 de octubre de 2012

¿Necesitas sonreir? Déjate ayudar

"Los niños de Praia Xai-Xai en Mozambique no sabemos muy bien cómo es la vida en España.

Pero nos han dicho que trabajáis muchas horas…

… y que tenéis una cosa que se llama estrés que hace que se hos ponga el pelo blanco;

… y que os cuesta sonreir.

También nos han contado que pagáis mucho dinero durante muchos años para tener una casa.

Que debe ser como un castillo ¿no?

Y que os enfadáis cuando no os abrochan los pantalones del verano pasado; o cuando sale un móvil nuevo y no os lo podéis comprar.

Aquí no tenemos ninguno de esos problemas.

Por eso queremos ayudaros y hemos decidido apadrinaros.

Nos comprometemos a enviaros nuestros donativos de felicidad. No tenemos mucho que haceros llegar, pero por poco que sea, de algo os servirá.

Con nuestro dibujos, un trabajo o una manualidad queremos conseguir que seáis un poco más felices en vuestra vida diaria.
Y así sentirnos los padrinos más contentos del mundo.

Nos encanta hacerlo y nos cuesta muy poco.

Y a vosotros no os costará casi nada.

¿Necesitas sonreir? Déjate ayudar."



--------------------

La Fundación Khanimambo ha recibido el premio ‘Fundraising 2012‘ de la Asociación Española de Fundraising (AEFr) a la mejor campaña de captación de fondos para entidades de menor presupuesto por su iniciativa ‘Déjate ayudar‘, en la que más 200 niños de Praia de Xai-Xai (Mozambique) apadrinaban a españoles, ayudándoles a sonreír cada mes con un “donativo de felicidad” –en forma de dibujo o manualidad-.

La campaña, que tuvo coste cero y se realizó con la colaboración de la agencia Evil Love, permitió que “el mensaje de los niños de Khanimambo se oyera alto y claro por todos los medios”, según la fundación. Este premio supone, en su opinión, “un reconocimiento a la determinación del mensaje optimista que lanzan cada día los niños de Xai-Xai”.

---
Fuente: Abogado de fundaciones.

lunes, 1 de octubre de 2012

"O estoy loco no habemos salido de Vizcaya"

 A la lengua nueva

"Boscán, tarde llegamos." "¿Hay posada?"
"Llamad desde la postra, Garcilaso."
"¿Quién es" "Dos caballeros del Parnaso."
"No hay donde nocturnar*" palestra armada."    *pasar la noche

"No entiendo lo que dice la criada.
Madona, ¿qué decís?" "Que afecten paso,
que obstenta limbos el mentido* Ocaso     *engañoso
y el son depingue la porción rosada."

"¿Estás en ti, mujer?" "Negóse al tino*     *erró, se equivocó
el ambulante huérped." "¡Qué en tan poco
tiempo tal lengua entre cristianos haya!"

"Boscán, perdido habemos el camino;
preguntad por Castilla, que estoy loco
o no habemos saludo de Vizcaya."

Lope de Vega


-------------------

El Barroco, siendo la época del Siglo de Oro de la literatura española, es poco conocido, más allá de nombres, títulos y obras sueltas.

Fue la época en la que se asentó el resurgir cultural del renacimiento y vieron la luz algunas de las más grandes obras de la literatura en castellano, y de la literatura universal.

Pero, en general, esas obras -y su época- han sido poco leídas, mal estudiadas, peor explicadas y demasiado encasilladas como literatura "culta", ilegible, compleja, rebuscada.

Es cierto que el castellano del siglo XVII no era el de hoy en día; los temas recurrentes en la literatura poco tenían que ver con los actuales; las técnicas narrativas respondían a cánones que hoy resultan excesivos; el teatro era en verso y la poesía era el vehículo de creación más popular…
Todas estas características resultan hoy extrañas y suponen una dificultad insalvable para muchos lectores.

Pero más allá de corrientes literarias y modas estéticas, la literatura hablaba de la vida.

En un esfuerzo por acercar el Barroco a los jóvenes (y para los que no lo son tanto), la editorial Pearson ha publicado "Antología del Barroco" en el que encontrarás:
Poemas escritos por autores de todo tipo y origen (nobles y plebeyos, monjas virtuosas y apasionados amantes), que cuentan en verso sus preocupaciones y vivencias en el tiempo que les tocó vivir, un siglo marcado por la agitación social y las crisis políticas.
En esta antología aparecen "el autorretrato, el amor y el desamor, la amistad y la enemistad, el contexto de la época, la religión, la mitología, el paso del tiempo y la muerte", temas todos ellos de vigencia universal: "En suma, la vida de una época de contrastes… no distinta de la nuestra".


El fragmento que sigue corresponde al capítulo "El dardo en la palabra", y son unos versos de Lope de Vega, "dedicados" a Góngora y a sus discípulos e imitadores.

Como verán, no solo Quevedo le dedicó algunas de sus perlas. Y son una buena muestra para acercarse a través del humor al Barroco español.

-----------------------

Lope de Vega y sus seguidores reprochaban a Góngora y los suyos el empleo de un estilo alejado de la claridad que resultaba afectado.

Como hace en sus críticas firmadas, Lope suele evitar el reproche direto al poeta cordobés y se centra en el efecto que su influencia produce en sus malos imitadores.

Dicho efecto burlesco se acrecienta en este soneto al sufrir Garcilaso y Boscán, glorias de la poesía castellana ya en la época, la incomprensión de la lengua cultista de una criada:


A la lengua nueva

"Boscán, tarde llegamos." "¿Hay posada?"
"Llamad desde la postra1, Garcilaso."
"¿Quién es" "Dos caballeros del Parnaso.2"
"No hay donde nocturnar*" palestra3 armada."    *pasar la noche

"No entiendo lo que dice la criada.
Madona, ¿qué decís?" "Que afecten paso4,
que obstenta limbos el mentido* Ocaso5     *engañoso
y el son depingue6 la porción rosada."

"¿Estás en ti, mujer?" "Negóse al tino*     *erró, se equivocó
el ambulante huérped." "¡Qué en tan poco
tiempo tal lengua entre cristianos haya!"

"Boscán, perdido habemos7 el camino;
preguntad por Castilla, que estoy loco
o no habemos saludo de Vizcaya8."

Lope de Vega


1.- Casa donde se guardan las postas o caballerías que se renobaban en los caminos
2.- Monte donde residían Apolo, dios de la poesía, y las Musas; es decir, poetas.
3.- lugar donde se lucha.
4.- que aprieten paso, que vayan deprisa.
5.- Que muestra los bordes el atardecer, o sea, que anochece.
6.- Latinismo inventado: "Cuelga". De nuevo, que anochece.
7.- Hemos (en la época no era un vulgarismo).
8.- Era lugar común de la época que el castellano de Vizcaya se entencía mal.

----------
Antología del Barroco. Seleccion y notas: José Manuel Díaz Fleitas. Editorial Pearson. Colección Antologías. Madrid 2012.

Texto de la nota de prensa.

Resumen de la editorial:

"En el Barroco conviven diversas tendencias poéticas, pero más allá de corrientes literarias y modas estéticas, la literatura habla de la vida.

Y esto es lo que vas a encontrar en esta antología: poemas escritos por autores de todo tipo y origen (nobles y plebeyos, monjas virtuosas y apasionados amantes), que cuentan en verso sus preocupaciones y vivencias en el tiempo que les tocó vivir, un siglo marcado por la agitación social y las crisis políticas.

En las palabras de tales poetas leerás burlas de su propio retrato, declaraciones de amor y escepticismo ante ese sentimiento, fervor religioso y pasión por los mitos paganos, declaraciones de amistad e insultos descarnados, preocupaciones políticas y tierno llanto por la muerte de los seres queridos. En suma, la vida de una época de contrastes… no distinta de la nuestra".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...